Estudiante de secundaria fallece por negligencia y solo le ofrecen 1900 pesos a su familia

 Un estudiante de 12 años de edad, alumno de la Escuela Secundaria Técnica “Mario Molina Enríquez”, ubicado en La Presa Tulpetlac, en el Estado de México, murió a consecuencia de un golpe que recibió en el mismo plantel. Por ello, en busca de que le otorguen el perdón, el director de esta institución les ofreció mil 900 pesos a la familia.

El adolescente que falleciera a los 12 años de edad, estudiaba el primer año en el plantel referido y su muerte fue a consecuencia de un golpe en la base del cráneo que le originó un coagulo en el cerebro que finalmente le corto la existencia.

El adolescente se encontraba el miércoles 7 de junio recibiendo su clase respectiva en el primer piso de la secundaria, cuando solicitó permiso para ir al baño, pero el profesor en turno se lo negó, bajo el argumento de que era cambio de materia. Edson desesperado se salió y se dirigió a los sanitarios ubicados en la planta baja del edificio; y ya no volvió a subir.

Una de las alumnas lo encontró tirado en el piso como a las 11: 30 horas y dio la alarma a la orientadora Eloisa Juárez Luna, quien a su vez se comunicó vía celular con la madre quien se llevó por su propio pie al estudiante que se quejaba de un dolor de cabeza. Serían las 13: 20 horas.

Tras un peregrinar en busca de atención médica, fue llevado a una clínica particular “La Presa”, donde le aplicaron una inyección para el dolor y otro medicamento para “ponerle en su lugar el cerebro”. Como la atención se complicaba le extendieron un documento para el hospital de emergencias de la Villa para realizarle una tomografía.

En este nosocomio no pudieron hacer nada y lo canalizaron al hospital Pediátrico Legaria en la Ciudad de México, donde luego de una revisión informal médica lo dieron de alta, pero, como el paciente comenzó a vomitar repentinamente, lo atendieron de urgencia y le diagnosticaron un coagulo cerebral que finalmente lo llevó a la muerte.

La Secundaria Técnica 120 “Mario Molina Enriquez”, se encuentra ubicada en la comunidad de “La Presa Tulpetlac”, y su director Juan Espitia Flores, a punto de jubilarse, busca calmar el malestar social de padres de familia que se enteraron de la tragedia, pero tal parece que equivocó la estrategia porque pretende callar a los familiares del menor con 1 mil 900 pesos mediante la condición de que firmen un papel en blanco como otorgamiento del perdón.

Source :

http://www.mientrastantoenmexico.mx/